Skip to Main Content
whiteblock
COVID-19

Escenarios de Vacunación COVID-19 para el 2021 y sus Implicaciones para las (Re)Aseguradoras de Vida:  E.U.A., Reino Unido y Canadá  

  • Noviembre 24, 2020 • Investigación y Libro Blanco

shutterstock_1673662414_long

Hasta el momento de esta redacción, abunda el optimismo acerca de la pronta aprobación de la primera vacuna contra COVID-19.  Los resultados preliminares de las pruebas anunciados por Pfizer y BioNTech el 9 de noviembre y por Moderna el 16 de noviembre mostraron que sus vacunas tienen una efectividad mayor al 90% contra COVID-19.

Posteriormente, Pfizer y BioNTech anunciaron el 18 de noviembre que la Fase III de su prueba estaba completa, y solicitaron a la Administración de Alimentos y Drogas de los EU (FDA) la Autorización para el Uso de Emergencia de su vacuna el 20 de noviembre.  El 23 de noviembre, los resultados provisionales de las pruebas de AstraZeneca y Oxford mostraron una eficacia del 90% bajo uno de los esquemas de dosis que estaban siendo probados en su Fase III; AstraZeneca está enviando estos resultados a las autoridades competentes.

Los países alrededor del mundo han estado muy ocupados preparando estrategias de vacunación contra COVID-19 para su amplia utilización intentando asegurar:

  • La capacidad de servicios de vacunación: incluyendo una fuerza de trabajo entrenada para entregar las vacunas, así como equipo médico y de protección.
  • La priorización de poblaciones blanco: identificación de quiénes deben recibir primero las vacunas, facilitando su acceso y la asequibilidad.
  • Las vacunas no deben “desperdiciarse” o “degradarse” durante su distribución: deben considerarse las necesidades de almacenamiento y transporte para hacer llegar la vacuna a los diferentes candidatos, incluyendo la infraestructura de la cadena de frío, capacidad de transportación y almacenamiento refrigerado.
  • El máximo posible de personas debe elegir aplicarse la inmunización contra COVID-19: construir la confianza pública en las vacunas contra COVID-19 a través de comunicados claros para educar a las personas sobre los beneficios, riesgos y la importancia de las vacunas al elegir aceptar la vacunación.  

Para acelerar el despliegue de las vacunas, los Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá han iniciado trámites de preautorización con varios fabricantes de vacunas contra COVID-19.  Un número de estos acuerdos son suficientes, por sí solos o en combinación con otros tratos, para vacunar a cuando menos 90% de la población de cada uno de esos países.

Organizaciones en los Estados Unidos y en el Reino Unido han indicado cómo debe distribuirse la vacuna contra COVID-19 a través de los diferentes grupos prioritarios dentro de sus poblaciones. A cuando la vacuna segura y eficaz estuviera disponible, en muchos países el 20-40% de su población elegiría no aplicársela.  Esto es ampliamente consistente con las tasas de aplicación actual de la vacuna contra la influenza estacional.   

Estos datos pueden utilizarse para generar escenarios sobre el nivel potencial de inmunidad inducida por la vacuna en los Estados Unidos, Reino Unido y Canadá hacia finales del 2021.   

Para alcanzar un supuesto umbral de inmunidad de rebaño de aproximadamente 60-70% en 2021, se requerirían:  tasas de vacunación mayores a las generalmente observadas para la influenza estacional, la vacuna debe ser 70% eficaz (o mejor) para prevenir la transmisión, y autorizar, ya sea múltiples vacunas o incrementar la capacidad de manufactura.  Ninguna de estas condiciones está garantizada, pero una parte significativa de la población posiblemente sea vacunada a lo largo del 2021.  

Aún cuando no se logre la inmunidad de rebaño en 2021, parece que las vacunas tienen el potencial de ser muy eficaces al reducir la forma grave de la enfermedad COVID-19, lo que reduciría en forma significativa el riesgo de mortalidad.  Sin embargo, dada la incertidumbre acerca de cuál sería la duración de la inmunidad inducida por la vacuna, las (re)aseguradoras de vida deben estar preparadas para la posibilidad de que continúe en cierto grado el riesgo de mortalidad por COVID-19 en el 2022 y posteriormente.   

Conforme la vacuna se empiece a aplicar en diferentes grupos prioritarios en el 2021, el perfil de aquellos expuestos a la infección y a la enfermedad grave cambiará y esto necesariamente se verá reflejado en los futuros supuestos de infecciones y tasas de letalidad.

Introducción

Después de los anuncios de los resultados favorables en las pruebas preliminares por Pfizer[1] y BioNTech el 9 de noviembre, Moderna[2] el 16 de noviembre, y AstraZeneca[3] y Oxford el 23 de noviembre, el progreso en el desarrollo de una vacuna contra COVID-19 ha sido una de las pocas fuentes de genuinas buenas noticias desde el inicio de esta pandemia.  Un proceso que puede tardar hasta 10 años , desde la exploración inicial al desarrollo clínico y hasta la aprobación por las autoridades competentes, se ha acelerado en forma tan efectiva que 11 candidatos ya han alcanzado la Fase III de las pruebas, y una de ellas (BioNTech/Pfizer) ha completado las pruebas de la Fase III.  Detrás de esas 11 existen alrededor de otras 200 en etapas tempranas del desarrollo.  Estas vacunas siguen una gama de diferentes abordajes, desde los tradicionales a los más innovadores y no probados. 

Estos dos factores – el número de candidatos y la gama de diferentes abordajes – han encendido el optimismo para que la primera vacuna contra COVID-19 sea aprobada pronto.  De hecho, Pfizer y BioNTech anunciaron el 18 de noviembre que las pruebas de la Fase III estaban completas, y que estarían solicitando a la Agencia de Alimentos y Drogas de los EE.UU. (FDA) la autorización para el uso de emergencia el 20 de noviembre.

Aunque estas noticias positivas son bienvenidas, todavía deben atenderse problemas importantes:  

  • La duración de la inmunidad inducida por la vacuna
  • La baja representación de ciertos subgrupos en las pruebas actuales en Fase III, como los adultos mayores
  • Entender si las vacunas actuales son seguras para niños y mujeres embarazadas
  • Confianza pública en una vacuna contra COVID-19 e incertidumbre sobre las tasas de aplicación  

Además, la distribución de una vacuna a una población global de 7.8 mil millones en casi 200 países ha sido descrita como el reto de toda una vida.[4]

Este documento trata algunos de estos temas y realiza un análisis basado en datos para generar escenarios que permitan determinar potenciales tasas de vacunación hacia finales del 2021 en los Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

Pruebas en Fase III

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), 11 candidatos están actualmente o recientemente han completado pruebas en Fase III.[5] Ver Tabla 1.

La mayoría son vacunas de dos dosis, generalmente necesitan una segunda dosis aproximadamente 21 ó 28 días después de la primera.  El requerir dos dosis, en lugar de una, aumenta en forma significativa el reto logístico para distribuir la vacuna en todo el mundo.  También aumenta la preocupación sobre el cumplimiento del esquema de dos dosis.  

Tabla 1: Lista Actual de Vacunas contra COVID-19 en Fase III de Pruebas o Más Allá según la OMS


La mayoría de los productores de vacunas en Fase III han anunciado públicamente el número estimado de dosis que esperan producir para finales del 2021, en caso de que su vacuna pruebe ser exitosa.[6] Por ejemplo, Pfizer espera poder producir 1.3 mil millones de dosis para finales del 2021, que serían suficientes para vacunar 650 millones de individuos con un esquema de vacunación de dos dosis. 

Eficacia de la Vacuna

Las pruebas de la Fase III tienen como objeto demostrar la seguridad y la eficacia de la vacuna.  La eficacia de la vacuna se refiere a la reducción en el porcentaje de la tasa de “eventos” en el grupo no vacunado comparado con el grupo vacunado.  Por ejemplo, si el grupo no vacunado presenta eventos a una tasa de 20 por cada 100 y el grupo vacunado experimenta 5 eventos por 100, entonces la vacuna tendría una eficacia de 75%.

Aunque inusual en las pruebas clínicas típicas de vacunas, cuatro desarrolladores de vacunas están actualmente en o han completado las pruebas de la Fase III - Moderna, Pfizer, AstraZeneca, y Johnson & Johnson (Janssen) – y han revelado sus protocolos de estudio en Fase III.[7] Los eventos primarios que ocurren en estas pruebas son casos de la enfermedad COVID-19 sintomática: la combinación de una prueba COVID-19 positiva más un síntoma, como la tos.

Los reguladores han indicado que estarán esperando que las pruebas en la Fase III demuestren una eficacia de 50% o más.  Como siempre existe incertidumbre asociada a los resultados de las pruebas – piense en los intervalos de confianza alrededor de las estimaciones – que demuestran un 50% o más de eficacia en la Fase III, significa que puede confiarse en que la vacuna es verdaderamente efectiva en por lo menos 30% (basado en el número de participantes en las pruebas y el número de eventos requeridos antes de que terminen las pruebas).  En forma sorprendente, las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna, y AstraZeneca/Oxford (para esquema de una dosis) parecen ser por lo menos 90% efectivas al reducir la enfermedad COVID-19 sintomática.

Utilizar la enfermedad COVID-19 sintomática como el punto final primario de las pruebas tiene sentido al tratar de conducir las pruebas de la Fase III tan rápido como fuera posible, ya que la mayoría de las personas – 80% o más – experimentarán una forma leve de la enfermedad.  Una consecuencia de esto es que se aprenderá menos de los resultados iniciales de las pruebas acerca de la eficacia de la vacuna para proteger contra la infección o reducir la gravedad de la enfermedad y, por lo tanto, la mortalidad. 

Este es un problema particular para la población de edad avanzada y de mayor riesgo, ya que su potencial subrepresentación en las pruebas en Fase III y el número reducido de casos significa que deberá pasar algún tiempo antes de tener confianza en qué tan bien funciona la vacuna en este subgrupo. En forma prometedora, las noticias divulgadas por Pfizer/BioNTech indicaron que la eficacia observada en adultos mayores de 65 años estuvo arriba del 94%, y ambas vacunas, de Pfizer/BioNTech y Moderna parecen estar arriba del 90% de eficacia en la prevención de enfermedad COVID-19 grave, aunque se requerirá mayor información para confirmarse este hecho.  Los resultados preliminares de AstraZeneca/Oxford no reportaron hospitalizaciones o casos graves de COVID-19 en el grupo vacunado.

Existieron preocupaciones en torno a la teoría de que podría ser posible que la primera vacuna autorizada tuviera poco impacto en la prevención de la infección, pero que fuera eficaz en la reducción de los síntomas de la enfermedad leve (de manera que las personas vacunadas pudieran adquirir la enfermedad asintomática) sin impacto en la enfermedad grave y la mortalidad en la población de mayor edad; una vacuna así haría más difícil detectar y prevenir la transmisión del virus.  Afortunadamente, los resultados anunciados por Pfizer/BioNTech y Moderna sugieren que este escenario no ocurrirá.

Aunque se espera que los resultados favorables de las pruebas sobre la eficacia de la vacuna en la prevención de la enfermedad COVID-19 seguirán con altos niveles de eficacia, los datos para demostrarlo probablemente no estarán disponibles cuando la primera vacuna reciba la autorización para el uso de emergencia.  Con el paso del tiempo se aprenderá más de las pruebas que se espera continúen aún después de haber recibido la autorización por parte de las autoridades competentes.   

Distribución de la vacuna

Una vez que sea aprobada una vacuna segura y eficaz, el siguiente reto será producir miles de millones de dosis y distribuir la vacuna alrededor del mundo. Para algunos tipos de vacuna la distribución dependerá de una infraestructura de cadena de frío.   

La mayoría de las vacunas necesitan ser almacenadas dentro de un estrecho rango de temperatura.  Para las vacunas producidas usando plataformas tradicionales, esto puede estar en el rango de 2C (36F) a 8C (46F).  Sin embargo, algunas de las nuevas vacunas con mRNA necesitan ser almacenadas a temperaturas bajo cero: la vacuna de Moderna necesita mantenerse a menos 20C (menos 4F) y la de Pfizer a menos 70C (menos 94F).[8] En la infraestructura – equipo de almacenamiento, aviones, camiones, almacenes y refrigeradores – necesaria para distribuir las vacunas en forma segura y mantenerlas almacenadas a estas temperaturas es fundamental la “cadena de frío.”

Existen fallas potenciales en el control de la temperatura ambiental para la vacuna que podrían llevar a su degradación en cada paso de la cadena de distribución:

  • Durante el cargamento en los camiones en el sitio de la manufactura.
  • Transportación al aeropuerto y transferencia del camión al avión.
  • Vuelos a otros aeropuertos y transferencia a otro camión.
  • Transportación a una instalación de almacenamiento en frío y transferencia del camión a la bodega de almacenamiento.
  • De nuevo el cargamento de otro camión y la transportación al sitio final donde se aplicará la vacuna.
  • Almacenamiento en el lugar donde se vacunarán las personas.

Aproximadamente 25% [8] a 50% [9] de las vacunas distribuidas globalmente son degradadas o desperdiciadas cada año, en gran parte por la falta de control de la temperatura.  Es razonable asumir que estos porcentajes pudieran ser más altos para las nuevas vacunas del tipo mRNA dadas las temperaturas extremadamente bajas en que deben mantenerse.   

Existen preocupaciones de que los hospitales rurales en los EU no sean capaces de disponer de la infraestructura necesaria para las vacunas mRNA, lo que podría dificultar la aplicación de este tipo de vacuna en comunidades rurales.[10] La compañía de logística DHL ha estimado que cerca de dos terceras partes de la población global vive en regiones de África, América del Sur y Asia que no podrían ser surtidas de una vacuna contra COVID-19 por la falta de una capacidad logística de cadena de frío adecuada.[11]

Acuerdos para el Acceso Temprano

A pesar de los temas antes tratados, los gobiernos alrededor del mundo están, en forma comprensible, ansiosos por asegurarse de las vacunas, y se han anunciado varios acuerdos sobre accesos tempranos. Ver Tabla 2.

Tabla 2: Acuerdos para el Acceso Temprano


Notando que la población del Reino Unido es de casi 67 millones, sólo el acuerdo con AstraZeneca es suficiente para cubrir la población total.  Aunque, si dos de, ya sea, Johnson & Johnson (Janssen), Novavax, o Sanofi/GSK son autorizados al mismo tiempo, juntos podrían cubrir cerca del 90% de la población del Reino Unido.  La población de Canadá es de aproximadamente 38 millones, así que tres de sus seis acuerdos serían suficientes para cubrir a toda (o la mayoría) de su población.   La población de los Estados Unidos es de aproximadamente 331 millones, así que si los EE.UU. pueden asegurarse las dosis bajo las opciones en sus acuerdos, tres de sus cinco acuerdos llevarían suficientes vacunas para cubrir a por lo menos 90% de la población.  La población en la Unión Europea es de aproximadamente 446 millones, así que si la UE consigue las dosis bajo las opciones en sus acuerdos con Johnson & Johnson (Janssen) y AstraZeneca, cada uno sería suficiente para cubrir alrededor del 90% de su población total.

El hecho de que existan escenarios donde la primera vacuna autorizada no cubra la población total de un país, además del hecho de que algunas personas se encuentren en mayor riesgo de ser infectadas con el virus y morir por la enfermedad, significa que los gobiernos necesitan decidir qué subgrupos de la población deben recibir primero la vacuna esperando proteger a los grupos en riesgo lo más pronto posible. 

Estrategias de lanzamiento

Algunos grupos de personas están en mayor riesgo de contraer COVID-19 y de experimentar efectos negativos por la enfermedad si llegan a adquirirla.  El factor de riesgo más importante para desarrollar la enfermedad grave y la muerte es la edad.  Se han desarrollado estrategias potenciales para el lanzamiento de la vacunación en el Reino Unido y los Estados Unidos basado en los esfuerzos para proteger los grupos en riesgo tan pronto como sea posible.  El Comité Consultivo Nacional sobre Vacunas en Canadá ha publicado sus recomendaciones para considerar a los grupos de población clave, pero ha declarado que no puede determinar un abordaje secuencial (por ejemplo, por prioridad) hasta conocer las características de las vacunas, los resultados de las pruebas clínicas y el número de dosis disponibles.  En el Reino Unido, el Comité Conjunto sobre Vacunas e Inmunizaciones ha publicado una recomendación provisional sobre grupos prioritarios para la recepción de la vacuna contra COVID-19.[12] El número de individuos en cada grupo prioritario puede ser estimado.  Ver Tabla 3.

Tabla 3: Estimación sobre los Grupos Prioritarios para la Vacuna contra COVID-19 en el Reino Unido

En los Estados Unidos, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina han publicado un marco de trabajo para la asignación equitativa de la vacuna contra COVID-19.[13] En forma similar, el número de individuos en cada grupo prioritario puede ser estimado.  Ver Tabla 4.

Tabla 4: Estimación sobre Grupos Prioritarios para la Vacuna contra COVID-19 en los Estados Unidos


En base a estas estimaciones, si la vacuna Pfizer/BioNTech fuera la primera en ser autorizada, el Reino Unido ha anticipado una compra de vacuna suficiente para tratar a todos en los grupos prioritarios 1 a 5: aquellos mayores de 65 años, así como a los trabajadores de la salud y aquellos que viven o trabajan en asilos o casas para cuidados. Mientras tanto, los Estados Unidos ha comprado suficiente vacuna para tratar alrededor del 90% de la población, cubriendo a todos en las fases 1-3 y una proporción de “todos los demás” en la fase 4. Sin embargo, aún si estuviera disponible una vacuna segura y eficaz, es poco probable que todos aquellos a los que su gobierno les ofreciera la vacuna la tomarán.

¿Usted tomaría una vacuna contra COVID-19 segura y eficaz?

La pregunta se hizo a 13,400 participantes en una encuesta en 19 países, y los resultados fueron recientemente publicados en Nature Medicine.[14] Ver Figura 1.

Figura 1: Resultados de la Encuesta sobre la Aplicación de la Vacuna contra COVID-19


La gráfica indica que en muchos países aproximadamente 20-40% de los encuestados respondieron que no tomarían la vacuna contra COVID-19 una vez que estuviera disponible.

Estos resultados son similares a los de otras encuestas, incluyendo:

  • Una encuesta por Gallup, que encontró que, a finales de octubre, sólo 58% de los americanos estarían dispuestos a ser vacunados contra COVID-19.[15]
  • Una encuesta por el Centro de Investigación Pew encontró que 51% de los adultos en los Estados Unidos respondieron que definitivamente o probablemente se aplicarían la vacuna para prevenir COVID-19 si la vacuna estuviera disponible en ese momento.[16]
  • Una encuesta de más de 70,000 personas en el Reino Unido llevada a cabo por la Universidad College London (UCL) encontró que 22% no se aplicaría la vacuna contra COVID-19 cuando una fuera aprobada.[17]

Esto no debe ser una sorpresa pues refleja actitudes similares que se han observado con la vacuna anual contra la influenza.  La influenza es un virus estacional que en un mal invierno puede matar decenas de miles de personas, sin embargo, las tasas de vacunación observadas en personas mayores de 65 años de edad en muchos países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) están en el rango de 40-70%. Ver Figura 2.

Figura 2: Tasas de Aplicación de la Vacuna contra la Influenza Estacional en Países de la OCDE – edades 65 años y más


Escenarios "¿Qué sí...?"

Los datos de las vacunas pueden reunirse para generar escenarios “¿Qué sí…?” para aquellos que pudieran vacunarse y el nivel de inmunidad inducida por la vacuna que pudieran alcanzar para finales del 2021. 

Las siguientes son sólo ilustraciones y no predicciones.  Debido a que Canadá no ha finalizado su estrategia de lanzamiento, se han asumido grupos prioritarios similares a los de la estrategia en el Reino Unido. 

Escenario A, mostrado en Figuras 3, 4 y 5, basado en los siguientes supuestos:

  • 40% degradación de la vacuna mRNA durante el despliegue.
  • 20% degradación de otros tipos de vacunas durante el despliegue.
  • 80% tasa de aceptación de la vacuna.
  • 40% eficacia de la vacuna en la prevención de la transmisión.
  • 60% de dosis adicionales bajo cualquiera de las opciones garantizadas en el 2021.

La tasa de aceptación de la vacuna y los supuestos de eficacia determinan la máxima inmunidad inducida por la vacuna posible bajo el Escenario A:

  • Si existen suficientes dosis de vacuna para cubrir la población en su totalidad; y
  • Si el 80% de la población se aplica la vacuna; y
  • Si 40% de aquellos que toman la vacuna desarrollan inmunidad
  • Entonces 32% (80% x 40%) de la población tendrá inmunidad inducida por la vacuna.

Si asumimos que la tasa de aceptación y los supuestos de eficacia aplican dentro de cada grupo prioritario, 32% es también la máxima inmunidad inducida por vacuna que es posible dentro de cada grupo prioritario en el Escenario A.  Aunque los supuestos pueden verse impactados por estrategias enfocadas para incentivar la vacunación en grupos de alto riesgo.  

Los supuestos sobre la degradación y el porcentaje de dosis de vacunas accesibles bajo cualquier opción funcionan para reducir potencialmente el número de vacunas disponibles bajo cada acuerdo en esta ilustración. 

Figura 3: Inmunidad Inducida por Vacuna en el Reino Unido por Acuerdo y Grupo Prioritario, Escenario A

Directions: Hover over any section of the total population bar to see the vaccine-induced immunity per deal as a percentage of total population for each priority group.


Para entender esta tabla (ver Figura 3) considere los acuerdos del Reino Unido con Oxford/AstraZeneca y BioNTech/Pfizer.  El acuerdo con Oxford/AstraZeneca provee suficientes dosis de vacuna, aun asumiendo el 20% de degradación durante el despliegue, para cubrir la totalidad de la población del Reino Unido.  Por lo tanto, bajo este ejemplo, la inmunidad inducida por la vacuna lograda es 32% del total de la población (32% de inmunidad en cada grupo prioritario).  Nótese que, ya que 32% es la máxima inmunidad inducida por vacuna que puede ser alcanzada bajo los supuestos del Escenario A, el mismo nivel de inmunidad es logrado al considerar ya sea el acuerdo Oxford/AstraZeneca en forma individual o el total de todas las vacunas disponibles a través de todos los acuerdos. 

El acuerdo con BioNTech/Pfizer provee 30 millones de dosis de vacunas, suficiente para 15 millones de tratamientos en total.  Al considerar que 40% de estas vacunas se degradarán (ya que es una vacuna mRNA) durante el despliegue, quedan sólo 9 millones de tratamientos disponibles que son suficientes para cubrir alrededor del 13% de la población en el Reino Unido.  Por lo tanto, la vacuna se ofrecería a todos en los grupos prioritarios 1-3, más una pequeña porción de personas en el grupo prioritario 4 (ver Tabla 3).

Si 80% de aquellos a los que se les ofrece la vacuna, deciden tomarla y 40% de los que se la aplican desarrollan inmunidad, entonces sólo alrededor de 4% (por ejemplo 13% x 80% x 40%) del total de la población desarrollaría inmunidad en el Escenario A.  Dentro de los grupos prioritarios, la inmunidad estaría en un 32% para los grupos 1-3, alrededor de 4% en el grupo 4 (ya que sólo a una pequeña parte de aquellos en el grupo 4 se les ofrece la vacuna), y cero en los otros grupos prioritarios.

La mayoría de las dosis de vacuna que los Estados Unidos ha logrado estar disponibles a través de las opciones en cuatro acuerdos.  Los detalles exactos de estas opciones permanecen desconocidos – aunque por lo menos la opción BioNTech/Pfizer parece estar en las nuevas condiciones [18] – así que con la demanda global superando por mucho el abastecimiento, es posible que los Estados Unidos no pueda ejercer estas opciones al 100% en el 2021.  En el Escenario A asumimos que los Estados Unidos es capaz de garantizar el 60% de las dosis de vacunas bajo estas opciones. Ver Figura 4. 

Figura 4: Inmunidad Inducida por Vacuna en Estados Unidos por Acuerdo y Grupo Prioritario, Escenario A

Directions: Hover over any section of the total population bar to see the vaccine-induced immunity per deal as a percentage of total population for each priority group.


En el Escenario A (ver Figura 4), ninguno de los acuerdos provee suficiente vacuna para tratar a la población total una vez considerada la degradación de la vacuna y el supuesto de que sólo hay 60% de las dosis disponibles bajo las opciones garantizadas.  Por lo tanto, ningún acuerdo individual logra la inmunidad máxima inducida por vacuna del 32%.  Sin embargo, si se considera que múltiples vacunas fueran autorizadas, las diversas combinaciones podrían entregar suficiente vacuna para la población entera, resultando en una inmunidad inducida por vacuna del 32%. 

Figura 5: Inmunidad Inducida por Vacuna en Canadá por Acuerdo y Grupo Prioritario, Escenario A

Directions: Hover over any section of the total population bar to see the vaccine-induced immunity per deal as a percentage of total population for each priority group.


Como en los Estados Unidos, ninguno de los acuerdos individuales que Canadá ha celebrado proporciona vacuna suficiente para tratar a la población entera bajo los supuestos del Escenario A.  Aunque si se asume que múltiples vacunas serán autorizadas, las diversas combinaciones podrían entregar vacuna suficiente para tratar a la población en su totalidad, resultando en un 32% de inmunidad inducida por vacuna. 

El Escenario A (ver Figuras 3, 4, y 5) muestra un nivel relativamente bajo de inmunidad inducida por la vacuna a través de cada vacuna individual hacia finales del 2021, y aun si se autorizan múltiples vacunas, la inmunidad máxima alcanzada es 32% de la población.  El eje clave detrás de esto es el supuesto de que la vacuna tiene sólo 40% de eficacia para reducir la transmisión.

Como una alternativa, el Escenario B (ver Figuras 6, 7, 8) considera los supuestos siguientes más optimistas, resultando en una inmunidad inducida por vacuna máxima del 63%:

  • 20% degradación durante el despliegue de vacunas mRNA.
  • 10% degradación durante el despliegue de otras vacunas.
  • 80% aplicación de la vacuna.
  • 70% eficacia en la prevención de la transmisión.
  • 90% de dosis adicionales bajo cualquier opción garantizada en el 2021.

Figura 6: Inmunidad Inducida por Vacuna en el Reino Unido por Acuerdo y Grupo Prioritario, Escenario B

Directions: Hover over any section of the total population bar to see the vaccine-induced immunity per deal as a percentage of total population for each priority group.


Figura 7: Inmunidad Inducida por Vacuna en los Estados Unidos por Acuerdo y Grupo Prioritario, Escenario B

Directions: Hover over any section of the total population bar to see the vaccine-induced immunity per deal as a percentage of total population for each priority group.


Figura 8: Inmunidad Inducida por Vacuna en Canadá por Acuerdo y Grupo Prioritario, Escenario B

Directions: Hover over any section of the total population bar to see the vaccine-induced immunity per deal as a percentage of total population for each priority group.


Al considerar escenarios alternos, puede observarse que para alcanzar el umbral de inmunidad de rebaño en el 2021 – asumiendo que el umbral es de alrededor 60-70%- posiblemente se requieren tasas de aplicación de vacuna más altas que lo usualmente visto para la influenza estacional, una eficacia de la vacuna en la prevención de la transmisión de cerca de 70% (o mejor), y ya sea que se autoricen múltiples vacunas o que se incremente la capacidad de manufactura de las vacunas.

Capacidad de Producción de la Vacuna

La capacidad anual de producción de la vacuna a nivel mundial es limitada.  La mayoría de las inmunizaciones son administradas a niños siguiendo un esquema prescrito.[19] La vacuna de la influenza es la única que se administra anualmente y se ofrece tanto a niños como adultos.  Se ha calculado que la capacidad de producción máxima anual de vacuna de influenza es de alrededor de 6.4 mil millones de dosis.[20] Para lograr los niveles estimados de inmunidad de rebaño para COVID-19 entre la población global, usando una vacuna de dos dosis, se requerirá aproximadamente el doble de la capacidad actual mundial de manufactura de la vacuna de influenza.[21]

Para poder aumentar la proporción de la población que pueda ser vacunada contra COVID-19 a finales del 2021, es necesario una capacidad adicional de manufactura de vacuna.  La infraestructura requerida difiere dependiendo del tipo de vacuna que se va a producir [22] – como las vacunas mRNA, vectores virales, subunidades proteicas o virus inactivados.   

En el Reino Unido, el Centro para la Manufactura e Innovación de Vacunas (VMIC) podría proporcionar la capacidad adicional necesaria para producir vacunas con vectores virales no replicantes y virus vivos atenuados [23], y se espera que sea inaugurado en el verano del 2021.[24] Se proyecta que tenga la capacidad de producir 70 millones de dosis de vacunas después de 4 a 6 meses de iniciar sus operaciones.[25,16]

En los Estados Unidos, el Centro para el Progreso Americano ha establecido un plan que tiene como objeto asegurar la producción y distribución eficiente de la vacuna contra COVID-19.[26]  Ellos consideran que es demasiado tarde para que los Estados Unidos construya nuevas instalaciones para aumentar la producción de vacunas en el 2021 – tomaría por lo menos tres años el construir tal infraestructura – pero recomiendan renovar cuatro instalaciones existentes para producir cada una, 50 millones de dosis.  El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha, a través de la Operación Warp Speed, realizado inversiones en la capacidad de producción,[27] pero no proporciona detalles acerca de qué qué tanta capacidad adicional puede garantizar estas inversiones. 

Otros problemas potenciales

Muchos otros problemas potenciales requieren ser resueltos, incluyendo:

  • Duración de la protección proporcionada por la vacuna.
  • Interacciones potenciales entre la sucesión y las diferentes vacunas contra COVID-19.
  • Conocer si las vacunas actuales son seguras para los niños y las mujeres embarazadas.
  • Demanda global que supere el suministro limitado.
  • Aumentar la capacidad de los servicios de entrega de la vacuna.

Como se mencionó con anterioridad, se desconoce si la vacuna protege de la infección, y de esa manera previene la transmisión, o si solamente protege contra la enfermedad sintomática.  Si la vacuna realmente trabaja para reducir la transmisión, no se conoce cuánto tiempo tendrá efecto esta protección.  Para responder esta pregunta se necesitará vigilar las tasas de infección en grupos vacunados durante varios meses.

Mientras los resultados de las pruebas anunciados por Pfizer/BioNTech, Moderna, y AstraZeneca/Oxford (para un esquema de una dosis) indican que sus vacunas son por lo menos 90% eficaces en la reducción de casos sintomáticos de COVID-19, su eficacia en reducir las infecciones y, por lo tanto, evitar la transmisión es desconocida.  Puede ser el caso en que la primera vacuna autorizada no sea la más eficaz en este aspecto, y que sea necesaria una sucesión de vacunas contra COVID-19, cada una más eficaz que la anterior en forma creciente.  Pueden existir interacciones no intencionadas siguiendo este abordaje – por ejemplo, si las vacunas sucesivas se basaran en la utilización de un adenovirus como vector, es posible que se desarrolle inmunidad en contra del adenovirus, reduciendo la eficacia de vacunas posteriores.   

Los participantes en casi todas las pruebas de la Fase III tienen edades de 18 años o más, aunque Pfizer recientemente ha recibido la autorización para incluir niños tan jóvenes como de 12 años de edad en esta prueba.[28] Esto significa que la primera vacuna autorizada no estará disponible para niños.  Serán necesarias pruebas adicionales para establecer la seguridad y la eficacia en aquellos menores de 18 años de edad.  

Las mujeres embarazadas no han sido incluidas en ninguna de las pruebas de la vacuna,[29] aunque varios productores han indicado un interés en iniciar pruebas que incluyan mujeres embarazadas iniciando el año 2021.[30] Hasta que dichas pruebas se lleven a cabo, los datos necesarios acerca de la seguridad y eficacia no estarán disponibles para ofrecer la vacuna contra COVID-19 a mujeres embarazadas. 

Aunque este documento se ha enfocado en los Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá, tan pronto sea autorizada la primera vacuna, cada país buscará obtenerla al mismo tiempo, y la demanda global superará por mucho la disponibilidad limitada en 2021. Se han manifestado preocupaciones acerca de que el “nacionalismo de la vacuna” pondrá en desventaja a muchas regiones pobres en el mundo.[31] Para abordar este tema, la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones internacionales han establecido COVAX , una iniciativa que busca el acceso global equitativo a las vacunas contra COVID-19.[32]

La inoculación amplia de casi la población entera de un país requerirá un aumento significativo en los servicios y en la infraestructura requerida para entregar esas vacunas, incluyendo una fuerza de trabajo entrenada, sitios de vacunación apropiados, equipo necesario como jeringas y de protección personal, y los sistemas integrados de Tecnología de la Información para administrar el proceso y “llamar y recordar” a las personas sobre sus esquemas de dos dosis de vacunación. 

Resumen e implicaciones para las (re)aseguradoras de vida

Los temas revisados en este artículo tienen algunas implicaciones para las (re)aseguradoras de vida al evaluar el impacto potencial de la pandemia.  
El alcanzar un umbral de inmunidad de rebaño en el 2021 – asumiendo que ese umbral está en alrededor del 60-70% - posiblemente requiere tasas de aplicación de la vacuna mayores a lo que generalmente se observa para la influenza estacional, eficacia de la vacuna al prevenir la transmisión de alrededor del 70% (o mejor), y ya sea que múltiples vacunas sean autorizadas o que la capacidad de producción de la vacuna se incremente.  Ninguna de estas se puede garantizar, pero una proporción significativa de la población posiblemente sea vacunada a lo largo del 2021.  Aunque no se alcance la inmunidad de rebaño en 2021, parece que las vacunas tienen el potencial de reducir la forma grave del COVID-19, lo que reduciría en forma significativa el riesgo de mortalidad.  Sin embargo, dada la incertidumbre acerca de qué tanto tiempo permanece la inmunidad inducida por la vacuna, las (re)aseguradoras deben estar preparadas para que el riesgo de mortalidad por COVID-19 continúe en cierto grado en el 2022 y posteriormente. 

Mientras la vacuna se distribuye en los diferentes grupos prioritarios en el 2021, el perfil de aquellos expuestos al riesgo de infección y enfermedad grave cambiará y los supuestos sobre las tasas de infecciones y letalidad necesitarán reflejarse en adelante.   

Referencias 

  1. https://www.pfizer.com/news/press-release/press-release-detail/pfizer-and-biontech-announce-vaccine-candidate-against
  2. https://investors.modernatx.com/news-releases/news-release-details/modernas-covid-19-vaccine-candidate-meets-its-primary-efficacy
  3. https://www.astrazeneca.com/content/astraz/media-centre/press-releases/2020/azd1222hlr.html
  4. https://www.weforum.org/agenda/2020/09/covid-19-vaccine-the-greatest-logistics-challenge-in-a-lifetime/
  5. https://www.who.int/publications/m/item/draft-landscape-of-covid-19-candidate-vaccines [consultado el 13 de noviembre]
  6. https://www.nature.com/articles/d41586-020-02450-x
  7. https://www.bmj.com/content/371/bmj.m4058
  8. https://theconversation.com/keeping-coronavirus-vaccines-at-subzero-temperatures-during-distribution-will-be-hard-but-likely-key-to-ending-pandemic-146071
  9. https://www.unenvironment.org/news-and-stories/story/why-optimized-cold-chains-could-save-billion-covid-vaccines
  10. https://www.statnews.com/2020/11/11/rural-hospitals-cant-afford-freezers-to-store-pfizer-covid19-vaccine
  11. https://www.dhl.com/global-en/home/about-us/delivered-magazine/blog/delivered-blog-larry-stonge/ preparing-for-the-challenge-of-covid-19-vaccine-logistics.html
  12. https://www.gov.uk/government/publications/priority-groups-for-coronavirus-covid-19-vaccination-advice-from-the-jcvi-25-september-2020/jcvi-updated-interim-advice-on-priority-groups-for-covid-19-vaccination
  13. https://www.nationalacademies.org/our-work/a-framework-for-equitable-allocation-of-vaccine-for-the-novel-coronavirus
  14. https://www.nature.com/articles/s41591-020-1124-9
  15. https://news.gallup.com/poll/325208/americans-willing-covid-vaccine.aspx
  16. https://www.pewresearch.org/science/2020/09/17/u-s-public-now-divided-over-whether-to-get-covid-19- vaccine/
  17. https://www.ucl.ac.uk/news/2020/sep/fifth-people-say-theyre-unlikely-get-vaccinated-against-covid-19
  18. https://www.theguardian.com/business/2020/nov/10/pfizer-and-biontech-could-make-13bn-from-coronavirus-vaccine
  19. https://www.nhs.uk/conditions/vaccinations/nhs-vaccinations-and-when-to-have-them/
  20. https://www.thelancet.com/journals/lanres/article/PIIS2213-2600(17)30466-6/fulltext
  21. https://theconversation.com/creating-a-covid-19-vaccine-is-only-the-first-step-itll-take-years-to-manufacture-and-distribute-144352
  22. https://www.nature.com/articles/d41586-020-01063-8
  23. https://www.vmicuk.com/about
  24. https://www.gov.uk/government/news/vaccines-manufacturing-and-innovation-centre-to-open-12-months-ahead-of-schedule
  25. https://www.vmicuk.com/news/vaccines-manufacturing-and-innovation-centre-vmic-given-go-ahead-to-create-virtual-vmic-whilst-in-tandem-expanding-and-fast-tracking-permanent-vaccines-facility
  26. https://www.americanprogress.org/issues/healthcare/reports/2020/07/28/488196/comprehensive-covid-19- vaccine-plan/
  27. https://www.hhs.gov/coronavirus/explaining-operation-warp-speed/index.html
  28. https://www.npr.org/sections/health-shots/2020/10/13/923248377/will-kids-get-a-covid-19-vaccine-pfizer-to-expand-trial-to-ages-12-and-up
  29. https://www.jhsph.edu/covid-19/articles/will-coronavirus-vaccines-be-safe-for-pregnant-women.html
  30. https://theconversation.com/excluding-pregnant-women-from-covid-19-vaccine-trials-puts-their-health-at-risk-147414
  31. https://www.sciencemag.org/news/2020/07/vaccine-nationalism-threatens-global-plan-distribute-covid-19-shots-fairly
  32. https://www.who.int/initiatives/act-accelerator/covax

El Autor

  • falkous_chris
    Chris Falkous
    FIA
    Biometric Research Actuary
    Global Data and Analytics
    Send email >
  • Richard Russell
    Richard Russell
    Lead Health Data Scientist
    Global Data and Analytics
    RGA
  • Zimmerman_Dan
    Dr. Daniel D. Zimmerman
    Senior Vice President,
    Head of Global Medical

    Send email >

Resumen

Abunda el optimismo acerca de que la primera vacuna contra COVID-19 pronto será aprobada siguiendo los resultados preliminares anunciados por Pfizer/BioNTech, Moderna, y AstraZeneca/Oxford (para esquema de una dosis) que muestran que sus vacunas tienen por lo menos 90% de eficacia contra la enfermedad.

¿Qué sucede ahora? Una vez aprobadas, ¿cuánto tiempo debe transcurrir para iniciar la vacunación? De ahí, ¿cuánto tiempo para lograr la potencial inmunidad de rebaño? Y, ¿cómo impactará el riesgo de mortalidad en 2021 y posteriormente?